web analytics

Educar para volar

Educar es una tarea compleja. Doy por hecho que todos los que asumimos el papel de padres queremos educar a nuestros hijos para que en el futuro sean buenas personas, que nos mejoren y nos superen en todo. Queremos educarles y formarles para que tengan más oportunidades que nosotros para progresar en la vida y que tengan la capacidadde aprovechar esas oportunidades cuando se presenten. Es complicado, no siempre se consigue, aunque nos esforcemos por darles una educación. Y con ello no me refiero con enviarles a buenos colegios. También importan algo en la educación, pero en realidad lo que se supone que imparten en esos centros es conocimiento, mientras que la educación es más responsabildiad del entorno del niño, fundamentalmente la familia.

Sinceramente no sé si conseguiré educar bien a mi descendencia, me esforaceré en hacerlo de acuerdo a lo que he mencionado anteriormente. Lo que sí que tengo claro es que debo educar para volar, es decir, debo esforzarme en darles las herramientas necesarias para que vuelen por el mundo y puedan encontrar en él un lugar en el que ser felices. De hecho la imagen que he elegido para ilustrar este texto muestra un globo terráqueo sin fronteras, porque no creo en ellas. Las fronteras son barreras que impiden que la gente pueda alcanzar el lugar en el que vivir de forma saludable. Por eso nuestros hijos deben tener unas miras altas que les permitan ver por encima de los muros que construimos para separar la gente.

Desde mi punto de vista tengo claro que los valores que debo reforzar son los que están relacionados con el respeto, con el esfuerzo para conseguir sus metas, la humildad, con tener la mente abierta y dispuesta a aprender de cualquiera, y sobre todo con tener una capacidad crítica suficiente para que puedan formar sus propieas ideas y no asuman cual borregos lo que otros les digan. Quiero que sean capaces de poner en tela de juicio todo lo que se les presente, especialmente si es mostrado como algo dogmático.

Además de todo ello, deben tener herramientas para poder manejarse en cualqueir lugar del mundo, conocer otras culturas, hablar varios idiomas (inglés fundamentalmente), pero hablarlo de verdad, no como el ridículo mínimo exigible de los planes de estudio.

No quiero que los localismos, tradiciones absurdas o la comodidad de lo conocido les aten a un país, como sucedió con sus padres y abuelos. No quiero que los convencionalismos impuestos de la sociedad en la que les ha tocado vivir les esclavicen y les pongan a merced de una caterva de gobernantes corruptos y miserables.

Quiero educar para que vuelen alto y lejos, que despeguen de la protección familiar para crear su propida vida allá dónde sean felices. Mi única misión es forjar una alas fuertes y asegurarme de que nadie les agujerea el depósito del combustible.Que puedan aterrizar donde ellos consideren con su buen criterio que pueden desarrollar una buena vida, y que estén prestos a volar de nuevo cuando las condiciones empeoren.

Si lo consigo, sonreiré con copiosas lágrimas su éxito y además podré viajar a insospechados lugares del planeta para hacer una visita de vez en cuando.

Sígueme en Feedly